2 Historias Raylex

Por 24 Agosto, 2016Luce tus uñas, Raylex

A lo largo de este tiempo, muchos de vosotros os habéis sumergido en el proceso de abandonar un hábito que en la mayoría de los casos habéis practicado desde pequeños, la onicofagia o hábito de morderse las uñas

Y durante este reto que os habéis planteado, el aplicador Raylex ha sido vuestro mejor aliado haciendo de alguna manera que el reto haya sido más llevadero, aunque su sabor a base de extracto de pomelo y denatonio os haya hecho detestarlo en algunos momentos.

muro de nailfiesAdemás, muchos de vosotros habéis tenido la simpatía de compartir con nosotros a través de nuestros perfiles sociales vuestros progresos con Raylex. Gracias a eso, hemos podido responder a cuestiones, asesorar e incluso acompañar a muchos de los que habéis decidido emprender este reto y conocer vuestra experiencia, incluso algunos os habéis animado a publicar vuestro Nailfie en el Muro de la Fama

De manera que hemos podido ser cómplices y seguir vuestros progresos desde el primer día, siendo testigos de primera mano de vuestros logros. De todas las experiencias que nos habéis narrado, vamos a compartir las historias Raylex que María y Mercedes han tenido a bien compartir con nosotros.

Progresos María RaylexMaría comenzó a morderse las uñas a los cinco años, se las mordía constantemente hasta hacerse preocupantes heridas que podían poner en riesgo la salud de sus capas ungueales. Siempre ha tenido reparo en enseñar sus uñas, ya que su estado no le permitía lucirlas y en ocasiones hasta se ha podido sentir avergonzada por su desarreglado aspecto.

Tras emprender el reto Raylex en pocos días empezó a notar los resultados, cada vez veía sus uñas más largas, su aspecto mejoraba y la motivación fue in crescendo.  También fue un gran apoyo  la app gratuita de Raylex cuyos consejos y premios ayudaban a mantener a raya las tentaciones de morderse las uñas.

Tras más de 5 meses luce unas uñas espectaculares y por encima de todo saludables, sintiéndose tremendamente orgullosa de haber conseguido superar este desagradable hábito.

En el caso de Mercedes, tras ocho días con el aplicador Raylex ya empezó a notar los efectos. Mercedes siempre había sido consciente de lo perjudicial de morderse las uñas, por lo que anteriormente ya había probado otros remedios para intentar abandonar la onicofagia, como por ejemplo aplicarse guindilla, esmaltes con sabores amargos y técnicas de manicura artificiales, pero incluso con ellas aplicadas continuaba su compulsivo hábito.

Uñas Mercedes con Raylex

A los pocos días con Raylex empezó a darse cuenta de que las tentaciones iban disminuyendo y de que realmente era capaz de abandonar este hábito que la había acompañado durante años

Si tú también sientes orgullo de tus progresos con Raylex y quieres compartir tu experiencia no dudes en contactar con nosotros y contarnos tu historia Raylex ¡Estamos deseosos de conocer tu experiencia y compartirla!

 

1 Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR