¡Ayuda a tus hijos a que dejen de morderse las uñas!

Por 7 Enero, 2016infantil, Salud

Existen diversos motivos por los que los niñ@s se muerden las uñas. Ya sea por curiosidad, por aburrimiento, para aliviar el estrés o por imitación, son muchos los pequeñ@s que toman el hábito de la onicofagia (nombre técnico para el hábito de morderse las uñas). Para que esta pequeña manía no se alargue en el tiempo, resulta realmente importante que los padres sean capaces de detectar estas prácticas e intenten corregirlas cuanto antes. ¿Cómo pueden ayudarles?

La onicofagia, se trata de uno de los denominados “hábitos nerviosos” como pueden ser chuparse el dedo, rechinar los dientes o tirarse del cabello. Sin embargo, la onicofagia es la práctica que más se tiende a prolongar en el tiempo, llegando incluso hasta la edad adulta.

Los niñ@s se muerden las uñas  para aliviar las tensiones comunes de la niñez. Aunque nos parezca inverosímil, crecer puede llegar a causar ansiedad, la timidez en el parque, aprender algo nuevo en escuela, etc. puede afectar en el estado de los más pequeñ@s.

Es por ello, que los padres y madres deben saber cómo afrontar estas situaciones y ayudar a sus hij@s acompañándolos  en el reto de dejar de morderse las uñas.

¡Ayuda a tus hijos a que dejen de morderse las uñas!

Estos pequeños cuadros de estrés pueden derivar de distintas situaciones como un traslado de casa, un nuevo colegio, un divorcio o tener que  interpretar una obra de teatro frente a un gran público. En este sentido, es importante descubrir el motivo del  comportamiento de tu hij@ y saber si en su vida existen situaciones de estrés.

Cuando tengamos alguna sospecha sobre el origen del hábito, los padres y las madres deben hacer un esfuerzo para ayudarle a hablar de lo que le preocupa, tratando de que el  niñ@ hable abiertamente sobre sus temores. Lo importante en estos casos es ser cuidadosos, se podría mencionar alguna causa ridícula “Ya sabemos que no te gusta cortarte las uñas, pero tampoco es para tanto” que rompa el hielo y que se sienta capaz de hablar de lo que realmente le atormenta.

Al igual que otras manías o tics nerviosos, morderse las uñas suele ser un acto inconsciente, es por ello, que los castigos o reprimendas no obtienen ningún resultado positivo, más bien puede generar  tensiones y convertir el hábito en una lucha de poder. Es más adecuado tratar de poner algún límite, como evitar que se muerdan mientras están en la mesa, como si fuera una norma más de educación y saber estar. Si lo presionas para que pare, añadirás más estrés y te arriesgarás a que la manía se intensifique.  

Para tratar de eliminar el hábito, el uso de Raylex es una muy buena opción a considerar, ya que es apto para niños a partir de tres años. Raylex, además,  combina el  método de aversión con una terapia motivacional. Por un lado, su aplicador compuesto por extracto de pomelo y denatonio (sustancia más amarga del planeta) genera una sensación de rechazo cada vez que tratan de meterse los dedos en la boca.

Por el otro lado, la app de Raylex le ayuda a motivarte, ya que le recuerda cuándo debes aplicarte el producto y te recompensa por cada objetivo cumplido. Es recomendable continuar con el método Raylex 18 días para obtener unos resultados óptimos.

Es evidente que si  l@s niñ@s no quieren  abandonar el hábito la misión resulta casi imposible, debemos ayudarles a que sean conscientes de que se trata de una práctica poco saludable e intentar  implicarles en el plan, dejando que sean ellos mismos quienes se apliquen el producto y animándoles  a que sean conscientes de cuándo y dónde se muerden las uñas.

Cuando sientan que el reto les supera y quieran morderse las uñas, una opción que ayuda a distraerles es sugerir  actividades alternativas,  como hacer un puzzle, si además, comparten esa actividad con sus padres la jugada será maestra y se olvidarán de sus uñas casi por completo.  También se puede intentar trabajar técnicas de relajación como respiraciones profundas.

A cada uno le funcionará una técnica diferente, pero cuanto más sientan los niñ@s que son parte del proyecto, mayor será la probabilidad de éxito.

Por lo tanto, el apoyo de los progenitores es fundamental a la hora de emprender un reto así. Los niñ@s deben sentirse apoyados y comprendidos mientras tratan de superarse ¡Ayuda a tu pequeñ@ a dejar de morderse las uñas!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR