Cuatro consejos para calmar la ansiedad y no morderse las uñas

Por 10 marzo, 2017Motivación, Salud

Hoy en día vivimos en una sociedad en la que seguimos un ritmo de vida frenético en la que debemos afrontar situaciones que nos generan altos niveles de estrés. Cuando tenemos ansiedad, sentimos un miedo irrefrenable hacia lo que se nos avecina, nos vemos indefensos y desprotegidos y tratamos de buscar cobijo, en este caso calma, en personas, situaciones o costumbres que nos ayuden a frenarlo.

Muchas personas, cuando padecen esta sensación de nervio o angustia recurren a hábitos como morderse las uñas para tratar de encontrar esa sensación de tranquilidad que necesitamos experimentar dejando nuestras uñas en estados realmente preocupantes en casos extremos y que pueden llegar a tener repercusión en nuestra salud.

Para tratar de controlar esta sensación de ansiedad, es importante que tratemos de identificar su origen y pongamos barreras que nos ayuden a superarla. Para ello os proponemos una serie de tips que os ayuden en esta complicada batalla:

  1. Identifica la fuente de tu ansiedad

La ansiedad es un sentimiento subjetivo que se origina y permanece en nuestra mente y que debemos tratar de entender para poder vencerla. En definitiva, no hay un motivo que explique todas las fuentes de ansiedad si no que cada uno debe cada persona la padece de manera diferente por lo que deberás dedicar un tiempo para identificar los motivos que te lleven a sentirte así.

  1. Valora si tu problema tiene solución

Un punto fundamental para llegar a controlar la ansiedad es valorar si lo que te preocupa tiene solución. Es decir, si lo que te preocupa tiene alguna solución podrás solucionarlo, y si no la tiene, no podrás solucionarlo y tu preocupación no resultará productiva. Relativiza tus sentimientos y enfoca tus pensamientos en aquello que puedas conseguir.

  1. Céntrate en lo positivo

Si te centras en lo positivo, poco a poco irás avanzando en la consecución de tu objetivo de resolver un problema. En el caso de las personas que se muerden las uñas, ver cómo crecen y mejoran su aspecto y su firmeza es un aporte motivacional que te ayudará a lograr tu objetivo y a ver tus uñas bonitas cada día.

  1. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Los prejuicios y las conclusiones precipitadas siempre pueden aparecer pero lo importante es actuar en el día a día. En lo que respecta a la onicofagia (hábito de morderse las uñas), abandonar este hábito requiere implicación y constancia ya que un arranque en el que destrocemos nuestras uñas, nos hará dar pasos hacia atrás y puede hacer flaquear nuestra determinación.

Como ya hemos comentado, abandonar un hábito que tenemos tan arraigado como el de mordernos las uñas  no es tarea fácil por lo que deberemos poner el foco en el proceso y centrar nuestros esfuerzos en conseguir nuestro objetivo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR