Los hongos de las uñas no descansan en invierno

Por 3 noviembre, 2017Salud, Sin categoría

En invierno los hongos de las uñas no desaparecen de nuestras vidas, pero toman más protagonismo en los pies que en las manos. El frío y las bajas temperaturas pueden afectar a los pies y crear hongos en las uñas. Puede que aún tengamos días de sol pero lo que está claro es que debemos asumir que el verano ya acabó. Y con él la época de sandalias y chanclas, nuestros pies tendrán que prepararse a calzados cerrados.

Estos meses de calcetines y pies mojados porque la lluvia nos ha pillado de vuelta a casa hacen que la humedad se mantenga en nuestro zapato y pie. Y claro, pasar del frío de la calle al calor del trabajo, colegio o casa, no ayuda a que los hongos no se generen en nuestras uñas. Así que sí, ni en invierno se libran nuestras uñas.

Según la Dra. Carmen Moral, licenciada en medicina y cirugía por la Universidad de Zaragoza, “las uñas del dedo gordo son las más propensas a desarrollar hongos. Estos dedos están constantemente expuestos a un trauma leve por rozamiento en los bordes interiores del zapato, y la uña lesionada es más fácilmente atacada por el hongo”. El calzado ajustado o medias apretadas, dice Moral, propensan más este problema. Los hongos en las uñas de los pies, onicomicosis, afecta a un 10% de la población española, porcentaje que aumenta cuando se trata de personas mayores de 50 años.

Para evitarlos se recomienda:

  • Elegir un zapato de piel transpirable (dejando de lado lo sintético).
  • Utilizar calcetines de fibras naturales para que transpire mejor y encima evite rozaduras.
  • Airear los zapatos tras su uso.
  • Elegir unos zapatos cómodos para nuestros pies, que se adapten a nuestra horma sin apretarla demasiado.
  • Cuando compras unos zapatos anda un rato con ellos en casa para que se adapte a tu pie antes de estrenarlos.
  • Masajear el pie con alguna hidratante específica para pies ayudará a que se mantengan sanos.
  • Cortar las uñas con cuidado para evitar infecciones.
  • Mantén una correcta higiene en la zona y secalos minuciosamente.

¡Cuida tus pies! También son parte del cuerpo y muchas veces nos olvidamos de ellos.