¿Qué es la onicofagia infantil?

¿Cuál es la frase que más le repites a tu hijo o hija cuando se mete la mano a la boca? Seguro que más de uno y de una ha escuchado muchísimo eso de: ¡sacate la mano de la boca! O alguna más original. El meterse la mano a la boca o morderse las uñas puede acarrear muchas consecuencias, y no precisamente buenas.

La onicofagia, este hábito nervioso, suele comenzar cuando somos niños, por eso se conoce como onicofagia infantil. Cuando los y las peques están nerviosos/as o ante emociones negativas tienen a meterse la mano a la boca y en ocasiones, a morderse las uñas. Con eso consideran que aparentarán más seguridad y tranquilidad. Cuando veamos que esta situación se está dando es importante hablar con él/ella. Aportarles con nuestra charla esa tranquilidad y estabilidad que necesita para no morderse las uñas.

Las consecuencias de la onicofagia también son visibles en los más peques. Fuera aparte de lo estético puede tener consecuencias físicas y emocionales.  Dentro de las físicas encontramos: deformación en dedos, problemas bucodentales, infecciones, heridas… Y por otro lado en las consecuencias emocionales podemos apreciar: baja autoestima, estrategia de evitación que se generaliza impidiendo afrontar alguna situación…

Otro aliado al que podemos echar mano es la motivación: animarle y arroparle para que vea que es más que capaz de afrontar ese tipo de situaciones puede hacer que no se muerda las uñas. Enseñémosles algo que pueda ser sustitutivo de la onicofagia: mascar chicle, tener las manos ocupadas…

En muchas ocasiones este mal hábito va desapareciendo con la edad, y en la adolescencia el porcentaje de personas que se muerden las uñas es menor que en edades tempranas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies