Raylex y el estuche del niño

Por 19 Octubre, 2015infantil, Salud

Lo indispensable en el estuche de un niño

La vuelta al cole es un trance que puede resultar estresante e incluso frustrante para padres y alumnos. Comprar los libros, los materiales y volver a acostumbrarse a los horarios es una tarea que requiere cierta preparación previa.  Pero, ¿sabemos realmente qué necesita un niño para afrontar el nuevo curso? ¿Debemos equiparles únicamente con los instrumentos puramente académicos, o tenemos ir más allá?

El comienzo de un nuevo curso es una ocasión ideal para implantar nuevos hábitos y abandonar otros no tan saludables. Un ejemplo claro es la onicofagia. Al igual que se deben inculcar unos hábitos de higiene básicos, como lavarse los dientes tres veces al día o lavarse las manos antes de comer, también es necesario prestar atención a manías que a priori no parecen preocupantes.

rotulador raylexLas costumbres, aunque varían con el paso de los años, suelen implantarse en edades muy tempranas.  Estos pequeños vicios pueden llegar a reforzarse convirtiéndose en una interferencia importante en el desarrollo de los niños. La onicofagia no puede quedarse atrás, debemos enseñar a los niños a no morderse las uñas y en caso de que ya lo hagan, nuestra misión es esforzarnos en que corrijan esa práctica lo antes posible.
Puede ser muy útil, por tanto, que el niño que se muerde las uñas tenga Raylex a mano y sepa cómo utilizarlo, de manera que sea él mismo el mismo quien se esfuerce en dejar esta perjudicial manía. Un método seguro para que no se olvide de aplicárselo es introducirlo como un componente más de su día a día, junto con  lápices, bolígrafos y subrayadores; Raylex se presenta en un práctico formato que permite ser incluido como accesorio en el estuche sin apenas ocupar espacio.

Al fin y al cabo el colegio es el lugar dónde los pequeños pasan gran parte de su tiempo y puede resultar  idóneo para corregir comportamientos y reforzar hábitos saludables. Y, además del centro escolar, tienen a mano el estuche en diversos momentos de su jornada: mientras hacen los deberes, durante las actividades extraescolares, etc.

Asimismo, debemos recordarles que Raylex no es ningún juguete o pasatiempo, y enseñarles a que lo usen de manera adecuada y no sea un mero adorno o un trasto más que haya en su mochila.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR