Seca bien las uñas para evitar los hongos

En pleno verano no da por pensar que puede que cuando nuestra madre o nuestro padre nos decía: ¡secate bien! Nos pareciera una tontería, pero no lo es. El andar descalzo o con los pies húmedos puede potenciar la aparición de hongos en las uñas, lo mismo pasa con las manos.

La infección por hongos tiene por nombre técnico onimicosis, y es una afección que afecta, sobre todo, a las uñas de los pies. Su aparición se suele deber a los dermatofitos, unos parásitos microscópicos que suelen proliferar en ambientes húmedos, sobre todo en épocas de mucho calor.

¿Cómo detectarlos?

Cuando los hongos aparecen en las uñas, tienden a tomar un color amarillento y en ocasiones incluso con manchas. Como otras infecciones requieren de remedio a corto plazo, si sigue penetrando en la uña esta se irá oscureciendo aún más pudiendo llegar a un marrón ennegrecido.

medicinadelasalud.com

El color es lo más evidente pero no lo único que le puede pasar a la uña. Pueden: romperse, volverse más frágiles, deformarse… ¿Por qué? Sencillo. Los hongos se sitúan debajo de las uñas por lo que desde abajo pueden quebrar los bordes hasta hacer que la uña se separare de la piel y se caiga.

Para evitar los hongos la limpieza es clave, debemos tratar de mantener nuestras manos y pies lo más secos posibles tras lavarnos, realizar ejercicio o estar en lugares húmedos. Esperamos que encontréis útiles nuestras recomendaciones para que los hongos no sean vuestros compañeros estas semanas que nos quedan de verano.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies