¿Tu hijo/a se muerde las uñas?

¿Tu hijo se muerde las uñas? Generalmente leerás que es “normal”, que muchos niños lo hacen, que a medida que crecen dejan de hacerlo. Y hasta cierto punto es verdad. Este hábito de morderse las uñas se llama onicofagia y se considera un hábito nervioso que suele comenzar en las edades más tempranas. A esto se le llama onicofagia infantil.

Los peques pueden ser unos terremotos, unos culo inquietos, puro nervio; y cuando más alterados están o ante más emociones negativas se encuentran, puede que llevarse la mano a la boca sea una vía de escape fácil y rápida. Con eso pueden creer que aparentan más seguridad y tranquilidad. ¿Pero es así?

Lo importante es tener claro que cuando veamos a nuestros hijos/as con las manos en la boca tenemos que hablar con él/ella. En esta charla tenemos que transmitirle tranquilidad y estabilidad para que entienda que no debe morderse las uñas. Deberá sentirse arropado/a y animado/a. ¿Cómo podemos hacerlo?

Una forma fácil y divertida es crear un código secreto: un gesto, una palabra, un movimiento… De esta forma concretaremos con el/la peque que cuando se muerda las uñas haremos ese gesto para que recuerde que no debe hacerlo.

Otra forma es marcar unas metas con premios. Por ejemplo, si durante este mes no te muerdes las uñas… Y ponerle un premio o beneficio para que se sienta realizado/a. Muchas veces este mal hábito va desapareciendo con la edad, tal y como hemos comentado al principio; y en la adolescencia el porcentaje de personas que se muerden las uñas es menor que en edades tempranas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies